Design a site like this with WordPress.com
Get started

Miss Mundo 1953

Por Julio Rodríguez Matute

INTRODUCCIÓN.-

                Debido al rotundo éxito de las dos primeras ediciones del Miss Mundo y gracias a contar con el apoyo del prestigioso diario “Sunday Dispatch”, Eric Morley se dispuso a organizar la tercera edición del concurso. Para ello decidió contratar a una joven dama que fungiría como asistente y, a su vez, como chaperona, la señorita Jean Gibbons.

                Entre los cambios que implementaría este año era el de reducir el tiempo del concurso a solo una semana y con el dinero ahorrado lograría aumentar el monto en efectivo del premio que obtendría la ganadora, de £100 a £500. Sin embargo, el concurso nacional de traje de baño, de donde se escogía a la Miss Gran Bretaña rumbo al Miss Mundo, contaba con mayor apoyo de patrocinadores locales y ofrecía como primer premio la jugosa suma de 1000 libras esterlinas. En este concurso se inscribieron 40 candidatas de todo el Reino Unido, y, en la final celebrada el lunes 31 de Agosto en el Estadio Nacional de Natación de Morecambe, resultó favorecida la señorita Brenda Mee de 20 años, de Derby, ganadora del título “Miss New Brighton 1952” y quien ya había participado en la primera edición de Miss Mundo sin éxito. Este fue su tercer intento consecutivo para ser Miss Gran Bretaña y a la tercera fue la vencida!.

                Morley ya tenía 19 directores, o “auspiciadores” -como en aquella época se denominaban- en diferentes países del mundo, quienes le enviarían candidatas a la tercera edición de Miss Mundo. Uno de sus logros fue haber conseguido que los organizadores del Miss USA enviaran por primera vez a la representante de los Estados Unidos.

                Sin embargo, tras el “impasse” del año anterior con la representante de Bélgica, el auspiciador de este país para el Miss Mundo decidió que su candidata electa, Sépia Degehet, no sería enviada a Londres, solo participaría en el Miss Europa en Estambul, donde no obtuvo clasificación.

                Por su parte, la recién electa Miss Italia, Marcella Mariani de 17 años, desistió a última hora de competir en el Miss Mundo debido a que recibió una invitación para filmar su primera película “Siamo Donne”. Su corta carrera cinematográfica culminó 15 meses más tarde, al fallecer tragicamente en un accidente aéreo en las inmediaciones de la comuna de Rieti, en un vuelo procedente de Bruselas.

                Otras dos candidatas invitadas, Miss Austria (Lore Felger) y Miss Líbano (Hanya Beydoun), no pudieron viajar a Londres por falta de auspiciadores.

                La Miss Francia 1953, Sylviane Carpentier, tras ser segunda finalista en el Miss Europa celebrado en Estambul, Turquía el 9 de Septiembre de aquel año, regresa a París inconforme con los resultados y decide renunciar a su participación en el Miss Mundo para dedicarse a sus planes de boda. Ante esta situación, los organizadores del Comité Francés de la Elegancia deciden efectuar a última hora un concurso para elegir a la representante francesa rumbo al Miss Mundo, evento realizado el 11 de Octubre en el Coliseo de París. Este concurso contó con la participación de 21 candidatas y lo ganó la encantadora Denise Perrier. En segundo lugar quedó Danielle Genault, quien concurriría al año siguiente al Miss Europa en representación de Francia. Al día siguiente, la nueva Miss World Francia tomó un avión rumbo a Londres para participar en el certamen mundial!.

LLEGADA A LONDRES.-

                Morley estaba listo para recibir a las 15 candidatas internacionales a la capital inglesa. Este año había cancelado la gira por las ciudades británicas debido al cansancio que produjo a las reinas el año anterior. Sin embargo, una de las participantes anticipó por más de una semana su llegada a Londres. La primera en llegar fue la candidata de Ceilán (país hoy conocido como Sri Lanka). La señora Manel Illangakoon arribó  el 3 de Octubre acompañada de su marido. Su esposo explicó que nunca antes habían salido de Ceilán y que no deseaba que su señora viajara sola. El Sr. Edwin Wijeyeratne, alto comisionado de Ceilán en el Reino Unido, los recibió en el aeropuerto. Sin embargo, Morley no permitió al dedicado marido hospedarse en el mismo hotel donde se quedarían las candidatas, ya que eso estaba en contra de las reglas del concurso. Felizmente, el marido respetó las condiciones impuestas por Morley y no causó problemas a la organización.

                La segunda en viajar a Londres fue Miss Israel, Havatzelet Dror, una soldado de 19 años, quien llegó una semana más tarde, más exactamente el día 10.

                El arribo del mayor número de participantes fue el día lunes 12 de octubre y todas fueron hospedadas en el Hotel Clarets de Londres. Ellas fueron Miss Dinamarca (Ingrid J. Andersen), Miss Francia (Denise Margaret Perrier), Miss Monte Carlo (Elizabeth Chovisky), Miss Noruega (Solveig Gulbrandsen), Miss Suecia (Ingrid Johansson) y Miss Finlandia (Maija-Riitta Tuomaala).

                El martes 13 llegaron Miss Egipto (Myshimarina “Marina” Papaelia), Miss Suiza (Odette Michel Conue) y Miss Alemania (Wilma Kanders). Ese día se unió al grupo la Miss Gran Bretaña (Brenda Mee). Esa noche llegó también Miss EEUU (Mary Kemp Griffin) quien arribó en un vuelo procedente de Nueva York. Mary venía de ser primera finalista del concurso Miss USA celebrado en Long Beach en el mes de Julio.

                Las últimas dos aspirantes en llegar fueron Miss Holanda (Yvonne de Meijer) y Miss Grecia (Alexandra Ladikou). Ambas llegaron a tempranas horas del día miércoles 14. Quien no logró llegar a Londres, a pesar de haber sido esperada, fue Miss Irlanda (Mary Murphy), quien se enfermó poco antes de viajar al concurso.

CANDIDATAS

ACTIVIDADES PREVIAS.-

                El día miércoles 14 de Octubre, en horas del medio día, se efectuó una sesión fotográfica en las instalaciones del Café de París, un sitio chic de la capital inglesa. Asistieron todas con excepción de Miss Holanda, quien se quedó en el hotel, en cama con gripe. En esta primera presentación oficial a los medios de comunicación, las candidatas posaron en trajes de coctel, trajes típicos y trajes de baño de una sola pieza. Mecca Dancing invitó a los presentes a “estudiar detalladamente” a cada una de las chicas allí congregadas.

                Miss Egipto, una modelo de El Cairo llamada Marina Papaelia, estaba en constante peligro por un vestido muy escotado que se le resbalaba. Miss Ceilán, una deliciosa joven de 20 años llamada Manel Illangakoon, se sintió incómoda cuando llegó el momento de ponerse el traje de baño, ya que estaba acostumbrada a llevar pareo en casa. La señorita Denise Perrier, la representante de Francia,  se encogió de hombros y dijo a los periodistas allí presentes: “No tengo la menor oportunidad”. Todas fueron muy modestas. Miss Alemania, una modelo de Dusseldorf, dijo: “Quiero ganar, pero no creo que lo haga. Las otras chicas son mucho más bonitas que yo”. Una de las más fotografiadas fue Miss Suecia, Ingrid Johansson, una secretaria de 18 años, quizás por el hecho de que sus dos antecesoras habían ganado el Miss Mundo. ¿Podría ella convertirse en la tercera sueca en ganar consecutivamente el título?. Por su parte, Miss Noruega, Solveig Gulbrandsen de 23 años, procedente de Oslo, contó que tenía una hermana gemela llamada Synnove que había participado en el concurso de Miss Universo ese mismo año y había sido semifinalista.

                Otra de las chicas que ese día llamó la atención de los fotógrafos fue la representante de Estados Unidos, Mary Griffin, de 23 años, una modelo de Los Ángeles, ciudad donde se residenció tras participar en el Miss USA y que apareció en un deslumbrante traje de baño blanco. Ella confesó a los periodistas que no tenía un novio estable, pero su hombre favorito era el presidente Eisenhower. “Aunque no me convierta en Miss Mundo, él siempre será un Míster Mundo para mí”, agregó la beldad. Las candidatas pasaron practicamente todo el día en el Café de París, donde almorzaron, charlaron, bailaron y cenaron con los invitados.

                En los días subsiguientes, las candidatas visitaron la Catedral de St.Paul, a donde llegaron en un bus  que tenía letreros en las ventanas donde indicaban donde estaban sentadas las participantes para delicia de periodistas y transeúntes. Este bus, llamado “Cometa” en honor al nuevo avión de pasajeros, fue provisto por la BOAC para transportar a las Misses. Conocieron el Piccadilly Circus, pasearon por el Terraplén del Támesis, fueron invitadas a cenar en el elegantísimo Club Embassy e hicieron una visita de cortesía al Aeropuerto de Londres, donde fueron recibidas por el Capitán J.Peers y posaron para fotos en uno de los aviones BOAC Comet, uno de los más modernos aviones de pasajeros del momento.

LA REBELDE MISS EGIPTO.-

Ganadoras del Miss Egipto 1953, al centro, la triunfadora Antigone Constanda, a la derecha, Marina Papaelia.

                El 23 de Febrero se llevó a cabo la elección de Miss Egipto 1953. La ganadora, Antigone Constanda, no pudo asistir al Miss Mundo y los organizadores enviaron en su lugar a la primera finalista, Myshimarina “Marina” Papaelia (curiosamente, al año siguiente enviaron a Antigone al concurso llevándose la primera y única corona de Miss Mundo para Egipto).

                Marina Papaelia era una voluptuosa y sensual morena de cabellos color caoba, de origen griego y que hablaba cinco idiomas (árabe, francés, inglés, griego e italiano). Pero, según Eric Morley, aunque la joven era modelo, estaba un poco pasada de peso. Era muy extrovertida, le gustaba llamar la atención. Su carácter y personalidad eran muy explosivos, tanto que en la primera noche como compañera de cuarto en el hotel, la Miss Dinamarca salió corriendo por el corredor pidiendo que la cambiaran de habitación. Al final, Miss Egipto disfrutó sola su estadía pues ninguna otra concursante quiso mudarse a su cuarto. Sin embargo, con el transcurrir de los días, Marina se convirtió en la portavoz de sus compañeras. Si había alguna queja o sugerencia, ella era siempre quien tomaba la palabra.

La voluptuosa Miss Egipto en bikini, causó dolores de cabeza a Morley

                Como mencioné anteriormente, la Miss Egipto estaba decidida a llamar la atención a como diera lugar. El día de la Presentación a la Prensa en el Café de París, al momento de presentarse ante los periodistas, ejecutivos de cine y los más prominentes diseñadores de moda de la ciudad, la tremenda candidata egipcia decidió llamar la atención con el más atrevido bikini que encontró. El gerente la miró escandalizado e hizo el reclamo correspondiente. Enseguida, Marina fue empujada hacia dentro del camerino por Morley para impedir que los fotógrafos de prensa continuaran captando las gráficas. Morley la obligó a usar un traje de baño entero como las demás participantes. Sin embargo, de ahí en adelante no pasó desapercibida y fue considerada favorita por los periodistas allí apostados, quienes comparaban su belleza con la de la actriz Rita Hayworth. El gerente del club nocturno, después del impasse con la reina de belleza, se detuvo gentilmente en su mesa para decirle: “Espero que tenga éxito en la competencia”, y ella cortésmente respondió: “Espero que usted también lo tenga”…

                Otra noche fueron invitadas a cenar al exclusivo Embassy Club, en la calle Bond de Londres, evento patrocinado por la Casa de Modas Mornessa y su Presidente, Sr. Wallace Austin. Luego de culminada la cena y un show de cabaret, la orquesta a cargo de Sidney Simone comenzó a entonar música para amenizar la velada. Miss Egipto no perdió la oportunidad de sacar a bailar a uno de los invitados, se quitó los zapatos y comenzó a danzar descalza por todo el salón. Luego, mientras bailaba, comenzó a cantar al son de la música, logrando que el resto de las personas que allí danzaban la rodearan mientras ella era dueña del centro del salón. Al concluir la canción, recibió una ovación por parte de los presentes, pero Morley la obligó a sentarse y a comportarse.

                Minutos más tarde, Miss Egipto se levantó de la mesa y desapareció. Morley  se dio cuenta que ella no estaba cuando el Mánager del Club le susurró al oído preguntándole si quería arruinarlo. ¿Qué quiere decir? preguntó Morley. El Gerente le respondió que estaba perdiendo todos sus clientes y en efecto, el salón se veía casi vacío. Morley se dirigió al vestíbulo buscando a la inquieta egipcia. Al llegar se encontró que el vestíbulo estaba colmado de personas aplaudiendo y animando a Marina Papaelia, quien, sentada sobre el mostrador del pequeño guardarropa, cantaba a todo pulmón. Evidentemente, ella era la culpable de que los clientes no estuvieran dentro del Club consumiendo! Morley la tomó del brazo y en medio del abucheo de los presentes, la sentó nuevamente en su mesa no sin antes advertirle que si no se comportaba sería descalificada y enviada de vuelta a casa. Era de imaginarse que, al día siguiente, los periódicos la dieran como la clara favorita a ganar el concurso!.

CHISMES.-

                Horas antes del concurso, en el hotel Clarets, las chaperonas se encargaban de que todo estuviera listo para la ceremonia de elección. La chaperona oficial, la señora Patricia Emms, dijo a la prensa “No derramaré ninguna lágrima de arrepentimiento. Cuidar de un grupo de reinas de belleza temperamental es un trabajo de tiempo completo”. Y evidentemente se refería a los dolores de cabeza que le ocasionaron algunas candidatas, no solamente Miss Egipto!. Miss Noruega cada noche trataba de escaparse del hotel para tener alguna cita, una clara violación a las reglas del concurso, pero solamente podía salir si era acompañada por algún personal del staff. “Nos tratan como niñas escolares” gritó enfadada la escandinava Solveig. Por otro lado, Miss Grecia había decidido unicamente comer naranjas durante toda la semana para mantenerse en forma para el concurso. Pero ni con  tanta vitamina C pudo evitar un resfriado que la mantuvo en cama el día anterior a la final!.

LA FINAL.-

                Entonces llegó la noche de la elección de Miss Mundo 1953, la del lunes 19 de Octubre en el Lyceum Ballroom de la capital inglesa. Las candidatas debían llegar al salón a las 7 de la noche, pero llegaron con 20 minutos de retraso. Se agruparon en dos camerinos, solo tenían tres espejos disponibles por lo que la chaperona les dijo que podían utilizarlo máximo 10 minutos por cada una. Miss Egipto se quejó de que Miss Noruega se había tomado 30 minutos con el espejo para ella sola!.

                El certamen estaba pautado para comenzar a las 8 de la noche, pero empezó a las 8:45 pm, 45 minutos tarde a pesar de que los ingleses son famosos por su puntualidad. El evento nuevamente estaba siendo patrocinado por el diario “Sunday Dispatch” y organizado por Mecca Dancing. Eric Morley, como en años anteriores, fungió como Maestro de Ceremonias del evento, pero esta vez acompañado de un asistente, el Sr. Robert Shakell, y una banda militar fue la encargada de iniciar el concurso. Con una fanfarria de trompetas por parte de los Marines, comenzó la presentación de las concursantes.

                El panel del jurado estuvo conformado por la actriz británica Margaret Lockwood, el actor inglés David Niven, la Vizcondesa Tarbat, el periodista Godfrey Winn, el artista Cowan Dobson y M. Pireur, miembro del comité del Miss Europa. El encargado de tabular los votos era el editor del diario patrocinante “Sunday Dispatch” el Sr. Charles Eade, quien era a su vez el Presidente del Jurado.

Denise Perrier desfila en traje de gala

                Las candidatas hicieron dos salidas y desfilaron en trajes de noche y trajes de baño de una pieza. Miss Egipto volvió a hacer una de las suyas; se negó rotundamente a usar un traje largo para el desfile en traje de gala. En su  lugar se puso un traje de falda por la rodilla y pronunciado escote.  Igual que el año anterior, las candidatas no desfilaron en orden alfabético. El orden de salida fue el siguiente: Suecia, Ceilán, Suiza, Grecia, Israel, Francia, Alemania, Dinamarca, Noruega, Finlandia, USA, Holanda, Monte Carlo, Gran Bretaña y Egipto. En el último desfile, el de traje de baño, continuaba la tradición de las batas y los pedestales con el nombre de los países participantes.

                En este último desfile ocurrió un percance y la culpable fue Miss Egipto!. Resulta ser que cuando le tocaba desfilar en bañador, la candidata egipcia no salía a escena. Morley fue al camerino para averiguar lo que estaba ocurriendo y una de las chaperonas le informó que la Miss estaba deprimida y no se quería poner el traje de baño. En realidad no estaba deprimida, estaba llorando histericamente en camerinos!!. Marina se había dado cuenta que en su desfile en traje de noche no había sido tan aplaudida como Miss Francia, por lo que ya no quería seguir en competencia. Morley trató de animarla diciéndole que seguramente eclipsaría a las demás concursantes al salir en traje de baño y que seguramente el jurado se enloquecería con su maravillosa figura, pero la joven, malcriadamente, seguía insistiendo que no saldría. A Morley no le quedó más camino que amenazarla. Le dijo que contaría hasta tres, y que si no comenzaba a cambiarse, él mismo la cambiaría a la fuerza y la empujaría al escenario. Ante el tono amenazante de Morley y cuando él ya llevaba el conteo en dos, la egipcia no le quedó más camino que, entre sollozos, comenzar a cambiarse. En menos de tres minutos ya estaba en el escenario, salió de última rompiendo el protocolo, pero salió. Y cuando llegó al escenario, lo hizo con la mejor de sus sonrisas, como si nada hubiese pasado!.

Las beldades en traje de baño

                Antes de seleccionar a las finalistas, las concursantes fueron entrevistadas brevemente sobre el escenario. En esa época no se llamaba “entrevista” sino “prueba ante el micrófono” y las chicas eran evaluadas en cuanto a su voz, encanto y desenvoltura al hablar. Miss Egipto dijo ante el micrófono que sentía que se estaba desmayando. Dicho esto cayó al piso siendo apenas sostenida por el Sr. Shakell, definitivamente quería seguir llamando la atención!!. Fue llevada en brazos a camerinos, examinada por un hombre de primeros auxilios quien confirmó que se trataba solo de una “histeria ordinaria”.  Después de algunos minutos en el suelo se reincorporó con una gran sonrisa. Tras esta última ronda, el jurado se decidió por cinco candidatas, que fueron escogidas como finalistas. Las aspirantes volvieron a cambiarse y a ponerse sus trajes de gala. En esta oportunidad, Miss Egipto fue obligada a colocarse un traje largo!.

                Morley utilizó por primera vez el sistema de “Voto por Mayoría” para la selección final, pues lo consideraba el procedimiento más justo, en lugar de puntos del 1 al 10. Luego de haber seleccionado a las finalistas, el jurado debía votar por posición, dando 1 a la que ellos consideraban debía ser la ganadora, 2 a la segunda y así sucesivamente. Este sistema consistía en que la ganadora debía tener al menos 4 primeros lugares (4 de 7 jurados) para ganar, y si no lo tenía, se definiría por la concursante que tuviera mayoría de segundos lugares.

                El resultado final fue el siguiente: El quinto lugar, y ganadora de un premio de £100 (unos 210 dólares americanos para la época), fue Miss Estados Unidos, Mary Kemp Griffin, de 23 años, oriunda de Florence, Carolina del Sur pero que trabajaba como Modelo en Los Ángeles.

                En el cuarto lugar clasificó Miss Ceilán, Manel Illangakoon, una señora de 20 años de Colombo, quien obtuvo un premio de £150.

                Curiosamente, las restantes tres candidatas, Miss Egipto, Miss Francia y Miss Grecia, estaban empatadas, con dos votos para ganadora cada una, de modo que Charles Eade, editor del Sunday Dispatch y quien era el Presidente del Jurado, decidió que las tres señoritas debían volver a desfilar para el desempate.

                Entonces el tercer lugar lo ocupó la muy sorprendida Miss Egipto, Marina Papaelia, ganando £200 como premio. El segundo lugar correspondió a la pelinegra Miss Grecia, Alexandra Ladikou de 20 años de Kavala, quien ganó £250. A diferencia del año anterior, la premiación este año se hizo en traje de noche.

                La ganadora, quien contó con la aprobación no solo del jurado sino del público asistente, fue la representante de Francia, Denise Margaret Perrier, de 18 años, quien había sido elegida previamente como Miss St.Raphael, días antes del Miss Francia y tan solo 22 días antes de ganar el título de Miss Mundo 1953. Denise tenía una estatura de 1.68 m, pesaba 54 kilos y contaba con unas medidas de 84-56-89. Como dato curioso, su compatriota Christiane Martel había sido coronada meses antes como Miss Universo en Long Beach, siendo la primera vez que tanto Miss Universo como Miss Mundo provenían del mismo país el mismo año!. Denise ganó un cheque por £500, una banda (por primera vez una Miss Mundo recibía una banda que la identificaba) y una copa de plata auspiciados por el “Sunday Dispatch” además de un enorme ramo de flores.

MISS “SHOWSERA”.-

                Al conocerse el veredicto del jurado, a Miss Egipto le dio un ataque de histeria, gritó, lloró, pataleó, se cruzó de brazos y no aplaudió a la ganadora. Al ser entrevistada por los reporteros dijo que Miss Francia “Es una niña muy bonita, pero ella no se ve tan bien por las mañanas. Se ve como una bruja vieja. No es nada elegante, solo se ve bien en una piscina”. Luego agregó: “Estas competencias de belleza son todas iguales. He sido Miss Egipto dos veces, así que lo sé”. Agregó que pensaba que el primer premio debería haber sido para Miss Estados Unidos. Al ser interrogada por otro periodista acerca de la ganadora, Marina solo atinó a decir “ella apesta”!.

                Media hora después, en la fiesta de celebración en el Café de París, Marina charlaba alegre y amigablemente con la flamante Miss Mundo, como si fuesen amigas de toda la vida!… Denise Perrier desmintió lo que dijo Miss Egipto al ser fotografiada en su cama a la mañana siguiente de haber ganado el título, mirándose radiantemente bella!.

UNA CAMA EN EL BAÑO.-

                Las candidatas debían abandonar el hotel Clarets al mediodía del martes 20 de Octubre. Miss Estados Unidos no pudo tomar su vuelo de regreso a su país pues las condiciones climáticas no se lo permitieron. La acostumbrada bruma londinense estaba muy espesa y su vuelo debió ser cancelado hasta el siguiente día. Debió regresar al hotel y las habitaciones estaban todas ocupadas. Al final, los dueños del hotel dispusieron una cama sobre la bañera de una de las habitaciones para acomodar a Miss EEUU y a Miss Holanda, quienes debieron quedarse un día más en Londres.

LA GANADORA.-                                           

                Denise nació el 28 de Julio de 1935 en el pueblo de Les Pérouses en Ambérieu-en-Bugey. Debido a que su padre era militar y había sido enviado a la Indochina, vivió en Saigón, Vietnam, donde cursó estudios hasta 1951. Su familia regresó a Francia en 1952 debido a que Indochina se estaba tornando peligrosa y se radicaron en St. Aygulf. Ella soñaba con ser una arqueóloga pero la vida le deparó otras cosas en su futuro. Durante sus vacaciones de verano de 1953 en una playa de St. Raphael, en la Costa Azul, el dueño del casino de la ciudad solicitó a los padres de Denise que le permitieran participar en la final del Miss St. Raphael que sería esa misma noche. Denise decidió entrar al concurso y ganó. Luego de ganar el título de Miss St. Raphael le tocó ir al Miss Francia del Comité Francés de la Elegancia y al Miss Mundo en Londres. Tras proclamarse triunfadora, regresó a su país el día viernes 23 de Octubre y enseguida comenzó a trabajar como Modelo. Hizo innumerables desfiles de moda en Francia, Italia y Nueva York. Hizo tours por varios casinos franceses hasta que se cansó y se dedicó a la pintura. En 1955 presentó su primera exposición de arte.

                Contrajo su primer matrimonio en 1958. Tuvo su hijo, Milhan, en Cannes en Marzo de 1960. Poco después se divorció y tuvo que volver a trabajar como Modelo para subsistir. Nuevamente se casó en 1964 con un periodista francés llamado Maurice Huleu.

                Posteriormente hizo carrera como actriz, entre los años de 1965 y 1971, participando en la película “Los Diamantes son para siempre” de James Bond en 1971. En 1972 ganó la corona de “Lady Festival” en el Festival de Cannes. Siguió trabajando como modelo internacionalmente y en 1977 abrió su primera empresa de modelaje llamada “Art et Mode”. En 1975 asistió como invitada especial a las bodas de plata del concurso Miss Mundo en Londres.

                Años más tarde (desde 1978 hasta 1990) incursionó en la política, llevando tres mandatos municipales en la lista de Jacques Médecin, entonces Alcalde de Niza. Fue delegada de Turismo para Niza, y encargada de Museos y exposiciones. Fue además Presidenta del Garden Club de Niza. En el año 2000 volvió al concurso Miss Mundo, nuevamente en Londres, como invitada especial. Volvió a casarse y hoy es la señora Lanfranchi.

                Fue jurado de los concursos de Miss Mundo en los años 2005, 2010, 2011 y 2013. Actualmente vive en el Sur de Francia y mantiene una hermosa amistad con la actual dueña del concurso Miss Mundo, la señora Julia Morley.

GALERÍA FOTOGRÁFICA

Foto reciente de 2019
Advertisement

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: